Definición

Los discos intervertebrales están ubicados entre cada hueso de la columna (vértebra). Cuando se dañan, estos discos pueden presionar los nervios en el punto de salida de la médula espinal. Una discectomía intervertebral es una cirugía de la espalda que elimina todos o parte de estos discos. El procedimiento se realiza con mayor frecuencia en los discos lumbares (ubicados en la parte inferior de la espalda). También puede realizarse en los discos cervicales, en el cuello. Existen dos métodos para esta cirugía:

  • Procedimiento abierto: se realiza una incisión grande.
  • Microdiscectomía: se realizan pequeñas incisiones y el médico inserta instrumentos diminutos a través de las mismas.

Razones para realizar el procedimiento

Estos discos normalmente actúan como almohadones entre los huesos. Los discos pueden dañarse o secarse con la edad. Una lesión también puede hacer que un disco sobresalga (o que se produzca una hernia). Estos cambios pueden presionar los nervios que salen de la columna vertebral. Esto puede causar dolor, sensación de entumecimiento y debilidad.

Discectomía laparoscópica

discectomía laparoscópica, pequeña
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

El mejor momento para someterse a esta cirugía es discutible. Esto se debe a que, para algunos pacientes, someterse a una cirugía tempranamente podría no reducir el dolor o la discapacidad. En la mayoría de los casos, se recurre a la cirugía solo después de que otros tratamientos fracasaron. Por lo general, otros tratamientos incluyen:

  • Reposo
  • Fisioterapia
  • Medicamentos

El objetivo de la cirugía es eliminar el dolor, la debilidad y el entumecimiento causados por la presión del disco sobre un nervio. Es posible que se sienta alivio inmediatamente o que la raíz del nervio tarde meses en curarse. En algunos casos, es posible que los síntomas no mejoren. El médico lo evaluará con cuidado antes de la cirugía para determinar cuál es la mejor opción.

Posibles complicaciones

Las complicaciones son poco frecuentes, pero ningún procedimiento está completamente libre de riesgos. Si está planificando someterse a una discectomía intervertebral, el médico revisará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • Hemorragia
  • Infección
  • Daño nervioso
  • Incontinencia urinaria o intestinal
  • Pérdida de líquido cefalorraquídeo
  • Otro disco con hernia (puede ocurrir dentro de los primeros tres meses después de la cirugía)

Los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

  • Condiciones crónicas (p. ej., diabetes)
  • Cirugías de columna previas
  • Edad avanzada
  • Tabaquismo

Asegúrese de analizar estos riesgos con el médico antes de la cirugía.

¿Qué esperar?

Probablemente, el médico hará lo siguiente:

  • Examen físico
  • Preguntar sobre el dolor y cuándo comenzó
  • Solicitar una RM (resonancia magnética): un examen que usa ondas magnéticas para tomar imágenes de las estructuras dentro de la espalda
  • Discografía: un examen por imágenes que se usa para detectar un disco con hernia. Se inyecta tintura dentro de un disco de la columna y se toma una radiografía para determinar si existe alguna pérdida

Cómo prepararse para el procedimiento:

  • Hable con su médico acerca de sus medicamentos. Se le puede solicitar que deje de tomar algunos medicamentos durante hasta una semana antes del procedimiento, tales como:
    • Medicamentos antiinflamatorios (p. ej., aspirina )
    • Anticoagulantes, como clopidogrel (Plavix) o warfarina (Coumadin)
  • Consiga alguien que lo lleve de vuelta a casa. También consiga que alguien le ayude en su casa.
  • Ingiera una comida liviana la noche antes de la cirugía. No ingiera ni beba nada después de la medianoche.
  • Use ropa cómoda para ir al hospital.

Se utilizará anestesia general. Esta anestesia bloqueará el dolor y lo mantendrá dormido durante la cirugía.

Existen tipos diferentes de procedimientos quirúrgicos, por ejemplo:

Se realizará una incisión en la piel en el lado izquierdo o derecho del cuello. El médico atravesará un músculo para llegar a la columna vertebral. El material del disco se retirará después de que el médico tome una radiografía para confirmar que se trata del disco correcto. Podría retirarse parte del hueso para dar más espacio al nervio. Se puede colocar un injerto óseo para fusionar las vértebras.

Se realizará una incisión en la piel en la parte posterior del cuello. Se separarán los músculos. Se retirará una pequeña porción de hueso para llegar al espacio discal ( laminectomía). A continuación, el médico apartará suavemente el nervio hacia un costado y retirará el material del disco.

El médico hará una incisión de aproximadamente tres o cuatro centímetros en la piel de la parte inferior de la espalda. Se apartarán los músculos que cubren el área. Podría ser necesario quitar una pequeña parte de hueso para tener acceso al nervio y al disco. Luego, se eliminarán el disco o los fragmentos del mismo.

Discectomía

Discectomía sagital
Se retira el disco de entre las vértebras.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Depende de:

  • qué método use el cirujano (abierto o mínimamente invasivo)
  • qué procedimiento se necesita

Por ejemplo, la cirugía mínimamente invasiva puede durar más, pero la recuperación es más rápida.

Sentirá dolor durante la recuperación. El médico le dará medicamentos para el dolor.

Esta cirugía suele realizarse en un hospital. Existe la posibilidad de volver al hogar el mismo día de la cirugía. Si se somete a una discectomía cervical, es posible que tenga que quedarse en el hospital durante unos días.

Siga las indicaciones de su médico. Es posible que deba esperar seis semanas para agacharse, levantar peso o girar la cintura. Trabajará con un fisioterapeuta para estirar y fortalecer los músculos. Esto lo ayudará a reducir el riesgo de tener futuros problemas en la espalda.

Llame a su médico

Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Signos·de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, hemorragia excesiva o cualquier secreción proveniente del lugar de la incisión
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Dolor que no puede controlar con los medicamentos que le administraron
  • Dolor, ardor, urgencia, o frecuencia por orinar, o hemorragia en la orina
  • Tos, falta de aliento, o dolor en el pecho
  • Pérdida de control de la vejiga o intestinos
En caso de urgencia, llame al servicio de emergencias.