El objetivo del tratamiento para la leucemia aguda es destruir toda la evidencia de la enfermedad, con la sangre y médula ósea de vuelta a lo normal. El objetivo del tratamiento para leucemia crónica es controlar los síntomas y avance de la enfermedad, debido a que rara vez se puede curar. Sin embargo, el curso de la leucemia crónica tiende a ser muy prolongado, y los pacientes podrían vivir muchos años con síntomas mínimos, incluso sin tratamiento. Una vez que se necesite tratamiento para leucemia crónica, los pacientes aún pueden tener años de buen control aunque la enfermedad todavía esté presente.

El tratamiento dependerá del tipo de leucemia que tenga, las características celulares, la extensión de la enfermedad, tratamientos previos, sus síntomas, y su salud en general. Se pueden usar varias terapias en combinación. La leucemia aguda requiere cuidado médico inmediato. Sin embargo, si usted tiene leucemia crónica, el médico podría sugerir posponer el inicio del tratamiento y esperar cambios. Esperar a que ocurran cambios parece no incrementar el índice de mortalidad en personas que han sido diagnosticadas con una forma crónica de leucemia.

El tratamiento involucra lo siguiente: