En las primeras etapas de la enfermedad, la mayoría de los casos de glaucoma de ángulo abierto no presentan señales o síntomas notorios. La visión permanece normal y no hay dolor. Pero, incluso sin síntomas, puede estar sucediendo daño irreversible en su nervio óptico. Si el glaucoma permanece sin ser tratado durante un periodo prolongado de tiempo, usted podría comenzar a percibir algunos síntomas. Algunos casos de glaucoma de ángulo cerrado, especialmente durante un episodio agudo, están asociados con síntomas, los cuales se discuten a continuación.

El principal síntoma de glaucoma es la pérdida de la visión periférica. Esto significa que usted puede ver cosas claramente enfrente de usted, pero los objetos al costado y fuera de la esquina de su ojo podrían no observarse. A medida que avanza la enfermedad, podría parecer como si usted estuviera viendo a través de un túnel. Con el paso del tiempo, la visión restante hacia adelante podría reducirse y el campo de visión se podría volver estrecho hasta que dé como resultado ceguera.

El Ojo

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Dependiendo del tipo de glaucoma que tenga, usted podría experimentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Puntos ciegos
  • Visión borrosa
  • Ojo vago con dolor
  • Incapacidad de ajustar el ojo a cuartos oscuros
  • Dificultad para enfocarse en trabajos de cerca
  • Pérdida de la visión de costado (visión periférica)
  • Visión variante

Síntomas más serios asociados con el glaucoma de ángulo cerrado (una emergencia médica) que podrían requerir atención médica inmediata incluyen, pero no se limitan a:

  • Ojo adolorido y enrojecido
  • Visión reducida
  • Ver halos de colores, anillos o arcoiris alrededor de las luces
  • Lagrimeo
  • Párpados inflamados
  • Dolor de cabeza
  • Náusea o vómito