La primera exposición al virus del herpes simple tipo 1 puede derivar en un exantema con ampollas en la boca o en los labios acompañado por síntomas similares a los de la gripe en todo el cuerpo. Este primer brote de herpes febril generalmente desaparece dentro de un lapso de 7 a 10 días, pero puede durar hasta 20 días. Las úlceras también pueden aparecer en otros lugares en la piel.

Ampollas

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Los síntomas del primer brote son:

  • Un doloroso exantema con ampollas de pequeñas úlceras en los labios, las encías, la lengua y el interior de la boca. Esto se presenta con más frecuencia en niños.
  • Dolor y ampollas en el paladar blando, las amígdalas y la garganta (más común en adultos).
  • Síntomas similares a la gripe:
    • Dolor de garganta
    • Fiebre
    • Disminución de la energía
    • Dolores y malestares musculares
    • Inflamación de las glándulas del cuello

Después de estos síntomas iniciales, el virus puede permanecer en los nervios sin producir síntomas hasta que se reactiva. Es posible que el virus se reactive debido al estrés o a una enfermedad. La luz solar directa, un sistema inmunitario debilitado y la menstruación también pueden desencadenar la reactivación.

Si se reactiva, el virus se manifiesta como un herpes febril. Unos pocos días antes de que aparezca la úlcera, es posible que sienta comezón, ardor o dolor en el área. Algunas personas tienen brotes de forma regular, mientras que otras nunca vuelven a presentar otro síntoma después de la infección inicial.

Los síntomas de un herpes labial activo son:

  • Ampollas pequeñas, dolorosas, que contienen líquido y tienen los bordes rojos
  • Después de unos cuantos días, las ampollas se secan y se forma una costra
  • La costra sana aproximadamente en cinco días, por lo general sin dejar cicatrices o sin pérdida de la sensación