Yohimbina es un alcaloide que se encuentra en la corteza de un árbol de hoja perenne del Oeste de África: el árbol de yohimbina. La yohimbina podría ayudar a tratar la impotencia que puede ser ocasionada por una variedad de factores, incluyendo efectos secundarios de medicamentos.

Nombres de Productos Usados Comúnmente

  • Ácido hidroclórico de yohimbina (HLC) - una tableta disponible únicamente por prescripción
  • Corteza de yohimbina - disponible sin prescripción en las siguientes presentaciones:
    • Cápsula
    • Gotas concentradas
    • Decocción (un extracto obtenido de la ebullición)
    • Tableta
    • Infusión

La corteza de yohimbina con frecuencia no está estandarizada con base en su contenido de yohimbina. Por lo tanto, es una fuente menos confiable que la tableta por prescripción.

Efectos Sexuales

La yohimbina tiene una larga historia de uso como un afrodisiaco. Más recientemente, algunos estudios han sugerido que podría tener los siguientes efectos pro-sexuales:

  • Ayuda a obtener y mantener una erección
  • Mejora la calidad de la erección
  • Ayuda a retardar la eyaculación

Cómo Puede Afectar la Yohimbina al Funcionamiento Sexual

No está claro el mecanismo exacto mediante el cual la yohimbina ayuda con el funcionamiento sexual. Dos efectos de la yohimbina que probablemente contribuyen a su mejoría del funcionamiento sexual son:

Éstos son dos receptores que el neurotransmisor norepinefrina utiliza conforme se desplaza a través de células nerviosas para estimular al sistema nervioso simpático. Cuando estos receptores se bloquean, el sistema nervioso parasimpático dominará. Uno de los efectos del sistema parasimpático es incrementar el flujo sanguíneo al pene. Esto ayuda al desarrollo y mantenimiento de una erección.

Esta sustancia, también llamada hormona antidiurética (ADH), se cree que facilita la función eréctil.

Por lo general, tarda de dos a tres semanas de uso diario antes de que la yohimbina empiece a hacer efecto. Ésta no debería usarse durante más de diez semanas.

Un estudio reciente encontró que las bajas dosis de yohimbina más glutamato de l-arginina fueron un tratamiento efectivo para la disfunción eréctil de nivel bajo. Sin embargo, estudios posteriores no han confirmado este hallazgo.

Efectos Secundarios

Debido a que el nivel de efectividad de la yohimbina está cerca de su nivel tóxico, no está claro que sus beneficios superen a sus riesgos. Efectos secundarios incluyen:

  • Ansiedad
  • Nerviosismo
  • Ataques de pánico
  • Temblores
  • Presión arterial y frecuencia cardiaca elevadas
  • Salivación
  • Náusea
  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Frecuencia urinaria
  • Sudoración excesiva
  • Fatiga

Advertencias

La yohimbina podría causar reacciones adversas cuando se toma con ciertos medicamentos. Éstos incluyen:

  • Inhibidores MAO - Cuando se combinan con yohimbina, los inhibidores MAO pueden provocar peligrosa presión arterial elevada.
  • Nota: Los inhibidores MAO pueden ocasionar reacciones adversas cuando se combinan con muchos otros tipos de medicamentos. Éstos incluyen otros inhibidores MAO, antidepresivos, simpatomiméticos, sedantes, narcóticos, anestésicos, medicamentos antihipertensivos, diuréticos, antihistamínicos, buspirona, dexfenfluramina, y dextrometorfan. Hable con su médico acerca de los medicamentos que debería evitar.

  • Antidepresivos - La yohimbina puede interactuar con la mayoría de tipos de antidepresivos.
  • Antihipertensivos - La yohimbina podría incrementar los efectos reductores de la presión arterial.
  • Descongestionantes nasales
  • Auxiliares de dieta que contengan fenilpropanolamina

Si usted tiene enfermedad renal, no debería tomar yohimbina.

Si usted tiene una de las siguientes condiciones, hable con su médico antes de tomar yohimbina:

Por lo general, la yohimbina no se prescribe para mujeres. Ésta nunca debería tomarse durante el embarazo.

La yohimbina está clasificada como un inhibidor MAO. Cuando tome inhibidores MAO, debería evitar los siguientes alimentos:

  • Alimentos con alto contenido de tiramina, como
    • Queso
    • Alcohol
    • Alimentos encurtidos o marinados o ahumados o curados o fermentados
    • Carnes de órganos
    • Nueces, mantequilla de maní
    • Habas
    • Cebollas
    • Aguacates
    • Higos enlatados
    • Chocolate
    • Cantidades excesivas de cafeína
  • Alimentos que contengan glutamato monosódico (MSG)