Womens loss of desire image La insatisfacción con la vida sexual está generalizada tanto en hombres como en mujeres. De acuerdo con una encuesta reciente, hasta el 43% de las mujeres notaron algún problema sexual, mientras que el 31% de los hombres lo hicieron. Los problemas sexuales comunes en mujeres fueron una falta de interés en el sexo, incapacidad para alcanzar el orgasmo, o dolor durante las relaciones sexuales.

Desafortunadamente, localizar los problemas y condiciones subyacentes que ocasionan insatisfacción sexual puede ser complicado. Podrían haber problemas médicos y psicológicos involucrados. De hecho, con frecuencia varios problemas se interrelacionan para afectar la vida sexual de una mujer.

Trastornos de Disfunción Sexual

Al explorar los problemas sexuales de la mujer, los médicos se dan cuenta de que la vida sexual de una mujer es personal. Por ejemplo, lo que podría molestarle a una mujer podría no molestarle a otra. Y lo que podría ocurrir en una situación podría no ocurrir en cada situación. Incluso, los médicos usan un sistema de clasificación general para ayudar a resolver la base de la insatisfacción de una mujer con su vida sexual. Este sistema de clasificación incluye los cuatro siguientes trastornos:

  • Trastorno de deseo sexual
  • Trastorno de excitación sexual
  • Trastorno orgásmico
  • Trastorno de dolor sexual

De manera importante, la suposición de todos estos trastornos es que los problemas sexuales están causando angustia personal significativa y continua en la mujer, así como en su pareja.

Trastorno de Deseo Sexual

El trastorno de deseo sexual es la falta de interés en el sexo, lo cual ocasiona angustia personal persistente. La falta de interés podría consistir en no tener pensamientos o fantasías sexuales, no desear tener actividad sexual, o no ser receptiva a la actividad sexual de una pareja. Una condición similar pero más rara es tener una fobia al sexo.

El trastorno de deseo sexual es una de las condiciones sexuales más comunes que observan los médicos. Sus causas pueden variar desde niveles hormonales bajos, enfermedades médicas crónicas hasta problemas sociales o psicológicos. Con frecuencia, varios factores interactúan para crear una situación de bajo deseo sexual.

Trastorno de Excitación Sexual

El trastorno de excitación sexual es la incapacidad persistente para excitarse sexualmente tanto física como mentalmente, y sus causas podrían ser físicas o psicológicas. Causas físicas incluyen bajo flujo sanguíneo a los genitales o lubricación inadecuada. Causas psicológicas podrían incluir ansiedad y estrés.

Trastorno Orgásmico

El trastorno orgásmico ocurre cuando una mujer no puede alcanzar el orgasmo. Algunas mujeres no alcanzan el orgasmo con la relación sexual o con sus parejas, pero de lo contrario están satisfechas con su actividad sexual. Este trastorno sólo se considera si a una mujer le molesta seriamente no alcanzar el orgasmo. Causas podrían incluir falta de experiencia, historial de abuso sexual, medicamentos, bajos niveles hormonales, o problemas psicológicos y sociales.

Trastornos de Dolor Sexual

Los trastornos de dolor sexual incluyen el dolor genital persistente con las relaciones sexuales, llamado dispareunia, y espasmos involuntarios del músculo vaginal, llamados vaginismo. El dolor genital que ocurre sin relaciones sexuales también se encuentra en esta categoría.

La falta de lubricación es la causa más común de dolor genital con las relaciones sexuales. Por ejemplo, hasta el 45% de las mujeres tienen dispareunia durante un periodo de tiempo después de dar a luz a un bebé. Las mujeres postmenopáusicas también podrían experimentar dolor con las relaciones sexuales a causa de niveles hormonales reducidos, lo cual disminuye la lubricación normal de la vagina. Las infecciones y la inflamación de la vagina o vejiga también podrían ocasionar estas condiciones dolorosas.

Una Combinación de Factores

Algunas mujeres podrían tener más de una condición de trastorno sexual. En estos casos, con frecuencia existen muchas causas subyacentes que se interrelacionan. Por ejemplo, una mujer después del parto podría tener dolor con su primera relación sexual después de dar a luz, debido a la falta de lubricación. Ella también podría perder el interés en el sexo, puesto que está cansada de cuidar a un bebé. Si su pareja desea contacto sexual más que ella, entonces podría desarrollar ansiedad o falta de excitación durante la actividad sexual.

Lidiando Con la Insatisfacción Sexual

Aunque es difícil de discutir, es importante hablar con su médico acerca de sus preocupaciones. Podría haber algunas sencillas evaluaciones disponibles, como la revisión de niveles hormonales, la revisión de listas de medicamentos, o sólo el ofrecimiento de tranquilidad sobre lo que es normal.

Elegir los tratamientos adecuados dependerá de cuál es el principal problema que molesta a una mujer, y pueden variar desde medicamentos hormonales hasta la asesoría. Para problemas que surjan de asuntos psicológicos o sociales, la asesoría individual o de pareja con frecuencia es útil. Para una falta de lubricación, los lubricantes de venta libre pueden ser efectivos. Para mujeres postmenopáusicas, las cremas de estrógeno también pueden ayudar a reducir el dolor durante las relaciones sexuales.

Recientemente, investigadores han observado el uso de sildenafil (Viagra) en mujeres. En 2003, un estudio de mujeres postmenopáusicas con trastorno de excitación sexual, encontró que las mujeres que tomaron sildenafil tuvieron mayor satisfacción con la actividad sexual que las mujeres que tomaron placebo. Está en proceso más investigación para ayudar a determinar si sildenafil o medicamentos similares serán tan efectivos en mujeres como lo son en hombres. Por ejemplo, en un estudio pequeño de ocho semanas de duración, Viagra ayudó a mujeres que tomaban antidepresivos a alcanzar el orgasmo.

En resumen, ha llegado un nuevo interés en la salud sexual de las mujeres. Actualmente, expertos están fomentando más conversación, investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos para mujeres que no están felices o que no están satisfechas con sus vidas sexuales.