Muchas personas expresan su preocupación por los problemas sexuales durante el tratamiento del cáncer. Tener una mente abierta y entender que ocurren cambios le ayuda a manejarlos a medida que surjan durante el curso del tratamiento.

Independientemente de si usted se está sometiendo a un tratamiento del cáncer de mama o le diagnosticaron la enfermedad recientemente, es probable que quiera obtener información sobre los problemas sexuales que enfrenta en este momento o que le preocupan con respecto al futuro.

Cómo lidiar con la resequedad vaginal

Un efecto secundario de la quimioterapia puede ser la resequedad vaginal, que es el resultado de una menopausia precoz a causa del daño ocasionado a los ovarios durante el tratamiento. La resequedad puede hacer que las relaciones sexuales se vuelvan dolorosas o difíciles. Pruebe usar un lubricante a base de agua sin aditivos que puedan irritar el revestimiento vaginal, como los perfumes y los sabores. Intente evitar los geles que contienen extractos herbarios o los que generan una sensación de calor. En algunas mujeres, pueden provocar una reacción alérgica.

Las lociones íntimas ayudan a preservar la humedad y un equilibrio ácido adecuado. Se usan por períodos más prolongados para disminuir la resequedad fuera del ámbito de las relaciones sexuales. Las lociones íntimas pueden adquirirse sin receta.

El sexo después de una mastectomía

Perder una mama debido a una mastectomía puede impactar significativamente en su vida sexual. Está bien e incluso se incentiva hacer un duelo por la pérdida. Lo importante de la aceptación es la capacidad de reconocer el momento en que se debe seguir adelante después de un período de duelo. Durante este proceso, ponga su atención en el hecho de que sobrevivió al cáncer, que está mejor y más fuerte.

Una vez que se adapte a su aspecto, tome la iniciativa y comuníquele a su pareja lo que siente. También es importante que su pareja le exprese cómo se siente. Si se siente frustrada y enojada, trate de no usar esto de forma negativa. Puede generar una discusión y alejar a su pareja aún más.

Si siente vergüenza, es probable que sienta la tentación de evitar las relaciones sexuales. Si esto es lo que siente, empiece de a poco. Busque tiempo con su pareja para compartir momentos de caricias. Esto puede hacerla sentir más cerca de su pareja y ayudarla a reconstruir su relación sexual. Durante este tiempo, aclárele a su pareja si algo le duele. Puede ser una zona que no era sensible al dolor antes de la cirugía.

Es posible que su pareja se sienta incómoda al ver o tocar la cicatriz. Como ya dijimos, la comunicación es importante. No se apresure a sacar conclusiones. Tal vez exista una buena razón que no tiene nada que ver con su nuevo aspecto. Puede ser que su pareja tenga miedo de lastimarla.

La comunicación y el sentido del humor son las mejores herramientas para reconstruir su vida sexual. Si usted y su pareja continúan teniendo dificultades, un sexólogo podría ayudarlos.

Cómo mentalizarse

Incluso si se siente completamente cómoda con su atractivo sexual, tal vez en lo último que piensa es en tener relaciones sexuales. Es posible que no sienta deseo o que experimente la fatiga que puede durar mucho tiempo después de la quimioterapia. Sea cual sea la razón, la idea de tener actividad sexual puede resultar intimidante.

Existen ejercicios destinados a aumentar lo que siente en el momento con sensaciones en todo el cuerpo. No hay presión de establecer contacto genital o de tener un orgasmo hasta que no esté preparada. Programe una cita con su pareja y siga estos pasos:

  • Su pareja le acaricia la parte trasera del cuerpo durante 15 minutos y después la parte delantera durante otros 15 minutos, sin tocar las mamas ni los genitales. Después haga lo mismo con su pareja.
  • Se acarician mutuamente otros 15 minutos, pero esta vez puede permitir que su pareja le acaricie las mamas y los genitales, y usted puede acariciar los genitales de su pareja. Si se siente incómoda, siga con la primera etapa hasta que se sienta lista para avanzar.

Las sensaciones que comparten pueden incluir besos y caricias suaves o masajes: cualquier tipo de contacto que usted o su pareja disfruten. Quizá necesite probar una nueva forma de tener relaciones sexuales. Usen el tiempo para explorarse y establecer nuevas conexiones. Estos pasos pueden llevarla a tener relaciones sexuales y lograr tener un orgasmo.

Si no está preparada

Independientemente de toda la información de autoayuda sobre cómo recomponer su vida sexual después de un tratamiento del cáncer de mama, no se olvide de lo más importante. Si no siente ganas de tener relaciones sexuales, sin importar por cuánto tiempo, no tiene que hacerlo.

Sin dudas, puede tener una relación íntima, profunda y de cariño que no incluya la intimidad sexual. Tenga la mente abierta y, cuando esté preparada, busque de a poco la forma de reiniciar la intimidad sexual.