Definición

El síndrome de fatiga crónica (CFS) se caracteriza por fatiga crónica y debilitante que dura por lo menos seis meses. La fatiga no se alivia por descanso en cama y con frecuencia empeora por la actividad física o mental. Está acompañado por síntomas que son lo suficientemente severos como para alterar o interferir con las actividades diarias. Las personas con CFS rinden a un nivel significativamente más bajo en comparación con su actividad antes del inicio de la enfermedad.

Causas

Se desconoce la causa de CFS. Para descubrir posibles desencadenantes, los investigadores están estudiando la relación que existe entre el estrés, el sistema inmunológico, las toxinas, el sistema nervioso central y la activación de virus latente.

Sistema nervioso central y órganos (con glándulas endocrinas)

Sistema nervioso central y endocrino
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

Información ha mostrado que los siguientes factores parecen estar asociados con el desarrollo de CFS.

  • Sexo: femenino
  • Edad: entre 40 y 59 años (aunque personas de todas las edades pueden padecerla)

Síntomas

Los síntomas varían de persona a persona. Éstos incluyen:

  • Fatiga inexplicable, de nuevo inicio, persistente que no se alivia con descanso en cama y con frecuencia empeora con actividad física o mental
  • Dolores musculares durante seis meses
  • Dolor articular sin inflamación o enrojecimiento durante seis meses
  • Dolores de cabeza durante seis meses
  • Dificultad con la memoria a corto plazo o concentración
  • Olvido o confusión
  • Irritabilidad, ansiedad, ataques de pánico, cambios en el estado de ánimo o depresión
  • Dolor de garganta durante seis meses
  • Nódulos linfáticos sensibles durante seis meses
  • Dificultad para dormir o no sentirse refrescado después de dormir durante seis meses
  • Fatiga prolongada que dura 24 horas o más después de hacer ejercicio
  • Alteraciones visuales: sensibilidad a la luz, visión borrosa o dolor en los ojos
  • Actividades reducidas (sociales, relacionadas con el trabajo, educativas, y personales)
  • Mareos, problemas de equilibrio, o desmayos
  • Estar muy confundido
  • Escalofríos y sudoraciones nocturnas
  • Alergia o sensibilidad a determinados alimentos, productos químicos, aromas, medicamentos o ruidos
  • Intestinos irritables

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas, antecedentes clínicos, y medicamentos, y le realizará un examen físico. No hay pruebas específicas de diagnóstico para CFS, pero el médico realizará varias pruebas para descartar otras condiciones que puedan tener síntomas similares.

El médico buscará las siguientes señales para determinar si usted tiene CFS:

  • Fatiga grave y crónica durante al menos seis meses, no causada por otra enfermedad o causa médica y:
    • Al menos cuatro de los siguientes síntomas según los criterios International Chronic Fatigue Syndrome Study Group Criteria:
      • Alteración en la memoria a corto plazo o concentración
      • Dolor de garganta
      • Nódulos linfáticos sensibles
      • Dolor muscular
      • Dolor articular sin inflamación o enrojecimiento
      • Dolores de cabeza de un nuevo tipo, severidad, o patrón
      • Sueño no refrescante
      • Fatiga prolongada que dura 24 horas o más después de hacer ejercicio

Tratamiento

El principal objetivo del tratamiento para CFS es alcanzar el alivio de los síntomas.

Los tratamientos para CFS incluyen:

Los pacientes con CFS deberían evitar el esfuerzo en exceso y el estrés emocional. La actividad física moderada y controlada por un médico o un fisioterapeuta puede aliviar los síntomas. El ejercicio ligero y el estiramiento cuatro horas antes de acostarse puede ayudar con el sueño.

Una dieta bien balanceada puede ayudar a prevenir deficiencias nutricionales y variaciones de peso. Los suplementos nutricionales no pueden compensar una dieta inadecuada. Evite consumir alimentos a los que pueda tener algún tipo de sensibilidad.

El CFS puede ser debilitante mental y físicamente. La depresión es frecuente en las personas que padecen este síntoma. De hecho, la mitad sufre depresión como consecuencia. La psicoterapia y asesoría de apoyo con frecuencia ayudan a que pacientes con CFS sobrelleven el trastorno. También pueden ser útiles las técnicas de relajación, el control del y el asesoramiento sobre hábitos del sueño.

La terapia cognitiva conductual, la programación gradual de actividades y la teoría de la envolvente pueden ayudarle a aprender cómo moderar la actividad y distribuirla uniformemente a lo largo del día, sin sobreexigirse.

Los medicamentos usados para tratar síntomas específicos de CFS incluyen:

  • Antidepresivos - para ayudar a mejorar el sueño y aliviar la depresión
  • Ansiolíticos: para tratar los trastornos de pánico
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroidales (AINE): para tratar el dolor y la fiebre (p. ej., acetaminofeno [Tylenol], aspirina [Bayer])
  • Estimulantes - los estimulantes ligeros pueden ser útiles, pero los estimulantes fuertes pueden causar el "ciclo de empujar-chocar" y conllevar a recaída
  • Sedantes: para tratar el insomnio

Algunas veces se usan los siguientes tratamientos experimentales para CFS, pero no han probado ser efectivos. Hable con su médico antes de intentar cualquier tratamiento experimental.

Prevención

No existen pautas para la prevención del síndrome de fatiga crónica, ya que no se conoce su causa.