Definición

La apnea del sueño es un trastorno en el que la respiración se detiene durante períodos breves al dormir. Estos períodos pueden durar entre 10 y 30 segundos, y pueden ocurrir entre 20 y 30 veces por hora. Durante la noche, la respiración puede interrumpirse hasta 400 veces.

Existen tres tipos de apnea del sueño:

  • Obstructiva: bloqueo temporal, parcial o total de las vías respiratorias (es el más común)
  • Central: imposibilidad temporal de hacer un esfuerzo por respirar
  • Mixta: combinación de los primeros dos tipos

Causas

La apnea del sueño es el resultado de una combinación de factores. Las causas principales dependen del tipo de apnea del sueño:

  • Obstructiva: Durante el sueño, los músculos del cuerpo se relajan. La relajación de los músculos de la garganta y del cuello permite que una porción de las partes blandas se hunda en la garganta. En algunos casos, las partes blandas tienen suficiente tejido como para bloquear las vías respiratorias e interrumpir la respiración normal.
  • Central: La respiración es controlada por medio de señales del cerebro. Si estas señales no son correctas, la respiración se puede hacer más lenta o interrumpirse.
  • Mixta: Combinación de ambos tipos.

En cualquier tipo de apnea del sueño, el cerebro detecta la interrupción de la respiración y le envía señales al cuerpo para que se despierte. Al despertarse, la persona vuelve a respirar normalmente, pero se interrumpe el ciclo del sueño. Dormir mal puede ocasionar fatiga durante el día. Con el tiempo, esto puede provocar que condiciones médicas graves como presión arterial alta o depresión.

Apnea obstructiva del sueño

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

La apnea del sueño es más frecuente en los hombres y en adultos de más de 40 años.

Los factores que pueden incrementar la probabilidad de padecer apnea del sueño incluyen los siguientes:

  • Exceso de peso u obesidad
  • Cuello con circunferencia grande
  • Antecedentes familiares de apnea
  • Deformaciones estructurales de la nariz, garganta u otra parte del tracto respiratorio. Los ejemplos incluyen:
  • Hipotiroidismo
  • Asma
  • Ciertos medicamentos, como los sedantes y los somníferos
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Tabaquismo

Síntomas

La apnea del sueño puede causar lo siguiente:

  • Fatiga y sueño durante el día
  • Ronquidos fuertes
  • Interrupciones de la respiración durante la noche (notadas por la persona con quien se duerme)
  • Despertarse repetidamente durante la noche
  • Sueño no reconfortante
  • Dolores de cabeza al despertar
  • Falta de concentración o problemas de memoria
  • Irritabilidad o carácter explosivo

Si la apnea del sueño no se trata, puede provocar otras complicaciones en la salud, como las siguientes:

Hay efectos de la apnea del sueño asociados con accidentes automovilísticos.

Diagnóstico

Se realiza un estudio de una noche de sueño para ayudar a diagnosticar la apnea del sueño.

La polisomnografía es un estudio del sueño. Ayuda a detectar la presencia de apnea del sueño y su gravedad. Durante el sueño, se registra:

  • El movimiento ocular y de los músculos
  • La actividad cerebral, mediante un electroencefalograma (EEG)
  • La frecuencia cardíaca
  • El patrón y la profundidad de la respiración
  • El porcentaje de glóbulos rojos que se saturan con oxígeno

Además de los estudios del sueño, el médico puede indicar lo siguiente:

Tratamiento

Existen varios tratamientos para combatir la apnea del sueño que incluyen:

  • Pierda el exceso de peso con la ayuda de su médico o de un nutricionista matriculado.
  • Evite la ingesta o el consumo de sedantes, pastillas para dormir, alcohol y tabaco, que tienden a agravar la condición.
  • Intente dormir de costado en vez de boca arriba.
  • Use almohadas para estar más cómodo mientras duerme.
  • Para los casos de sueño durante el día, implementar medidas de seguridad, como evitar manejar u operar equipos potencialmente peligrosos.

La presión positiva continua en las vías respiratorias (PPCVR) es una máquina que administra un flujo de aire constante y continuo a través de una manguera conectada a una mascarilla. Se usa mientras duerme. El flujo de aire evita que las partes blandas de la garganta y el cuello caigan y bloqueen las vías respiratorias.

Los aparatos intraorales mantienen la lengua o la mandíbula en una posición hacia delante, lo que ayuda a las personas que tienen apnea del sueño leve a moderada. También los pueden utilizar aquellas personas con apnea del sueño obstructiva grave que no pueden usar el tratamiento de PPCVR o que lo probaron, pero no obtuvieron resultados satisfactorios.

En algunos casos, se recomienda realizar una cirugía. En la mayoría de los casos, es más útil para los niños.

Las cirugías que se pueden realizar para tratar los casos graves de apnea del sueño incluyen los siguientes procedimientos:

  • Adenoamigdalectomía: extirpación de las adenoides y las amígdalas
  • Uvulopalatofaringoplastia: extirpación del exceso de tejido de las partes blandas de la nariz o la garganta.
  • Avance maxilomandibular: reposicionamiento de la mandíbula hacia delante.
  • Traque: En casos potencialmente mortales de apnea del sueño, se realiza una abertura en la tráquea para permitir la respiración normal.

En personas que no obtienen resultados con otros métodos, la cirugía bariátrica puede ayudar a perder peso. Esta cirugía puede reducir muchas complicaciones relacionadas con la obesidad, incluida la apnea del sueño.

Solo en el caso de la apnea central, la acetazolamida puede ayudar a mejorar la capacidad de regular la respiración.

Se puede administrar oxígeno complementario si la concentración de oxígeno en sangre disminuye mucho durante el sueño, incluso después de abrir las vías respiratorias.

Prevención

Se puede prevenir la apnea del sueño manteniendo un peso saludable. Evite el alcohol, la nicotina y los sedantes, que puede contribuyen a obstruir las vías respiratorias.