Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

Las bacterias gramnegativas son un tipo específico de bacterias con características únicas. Como la mayoría de las bacterias, pueden causar infecciones en todo el cuerpo. Las zonas de infección más frecuentes incluyen los pulmones, las vías urinarias, el torrente circulatorio, el sistema nervioso y las partes blandas. Las heridas quirúrgicas también se pueden infectar con bacterias gramnegativas.

Las bacterias gramnegativas comunes y las infecciones que causan incluyen las siguientes:

  • Escherichia coli (E. coli): intoxicación alimentaria, infecciones urinarias, gastroenteritis y meningitis del recién nacido
  • Pseudomonas aeruginosa: infecciones urinarias y pulmonares
  • Klebsiella: meningitis e infecciones pulmonares, urinarias y del torrente circulatorio
  • Acinetobacter baumannii: diversos tipos de infecciones en soldados heridos
  • Neisseria gonorrhoeae: gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual
  • Enterobacterias: infecciones urinarias, pulmonares y del torrente circulatorio, e intoxicación alimentaria (incluye enterobacterias resistentes a los fármacos carbapenémicos, que son muy resistentes a los antibióticos)

Desarrollo de neumonía en los alvéolos pulmonares

líquido del pulmón que se acumula por neumonía
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Normalmente, hay bacterias en todo el cuerpo, incluidos la piel y los intestinos. Cuando las bacterias se mantienen en equilibrio, pueden ayudar a que el cuerpo funcione con normalidad. Sin embargo, un desequilibrio en las bacterias o el paso de estas a lugares donde no las hay puede provocar una infección. Una infección se produce si hay grandes cantidades de bacterias, si estas son agresivas o si el sistema inmunitario está debilitado.

Las maneras habituales en que las bacterias pasan a partes vulnerables del cuerpo incluyen las siguientes:

  • Uso de dispositivos médicos que ingresan al cuerpo, como sondas vesicales o vías intravenosas
  • Heridas abiertas
  • Contacto con alguien que tiene bacterias gramnegativas o que estuvo expuesto a ellas

Factores de riesgo

La hospitalización es el factor de riesgo más común para las infecciones bacterianas gramnegativas. Cuanto más larga sea la hospitalización, mayor será el riesgo de infección.

Otros factores que aumentan el riesgo de padecer una infección bacteriana incluyen lo siguiente:

Síntomas

Los síntomas dependen del lugar donde se encuentre la infección. La fiebre es un signo común de infección.

Diagnóstico

Se le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico. Se le realizará un examen físico.

Se puede sospechar que hay una infección bacteriana sobre la base de los síntomas.

Se puede obtener una muestra de líquidos de la zona sospechosa. La muestra se examina en un laboratorio para identificar el tipo específico de bacteria que causa la infección. Las muestras se tomarán mediante los siguientes métodos:

  • Análisis de sangre y hemocultivo
  • Análisis de orina y urocultivo
  • Muestras de esputo
  • Muestras de materia fecal
  • Punción lumbar, para evaluar el líquido cefalorraquídeo que protege el cerebro y la médula espinal
  • Cultivos de abscesos, lesiones cutáneas, partes blandas, heridas u otras áreas donde se sospecha una infección

Es posible que estos análisis no se realicen en todos los casos y que solo se realicen para infecciones graves o para aquellas que no responden al tratamiento.

Tratamiento

Es posible que, en un primer momento, las infecciones bacterianas se traten con antibióticos que son efectivos contra una amplia gama de infecciones. El tipo específico de antibiótico se puede cambiar si la infección no responde al primer antibiótico indicado. También lleva tiempo obtener los resultados de un estudio bacteriano porque las bacterias deben proliferar en el laboratorio. El médico puede cambiar el antibiótico que le indicó si el estudio determina que la causa de la infección son bacterias gramnegativas.

Las células de las bacterias gramnegativas están protegidas por paredes fuertes que pueden hacer que a muchos antibióticos les resulte difícil combatir las bacterias. Las bacterias gramnegativas también pueden tener otras defensas contra el tratamiento con antibióticos, tales como las siguientes:

  • Betalactamasa de espectro extendido (BLEE): químico producido por las bacterias que puede impedir que ciertos antibióticos funcionen adecuadamente
  • Material genético obtenido de otras bacterias para ayudarlas a resistirse a los antibióticos

Debido a que las bacterias gramnegativas pueden aprender a resistirse a los antibióticos, es posible que los antibióticos actuales comúnmente usados no funcionen. Algunas de estas infecciones pueden responder a tipos más antiguos de antibióticos que rara vez se usan en la actualidad. Es improbable que las bacterias hayan estado expuestas a estos antibióticos antiguos, lo que significa que hay pocas posibilidades de que hayan desarrollado resistencia a ellos. Desafortunadamente, los antibióticos más antiguos son más tóxicos que los medicamentos actuales y pueden causar efectos secundarios graves. Se están realizando investigaciones para tratar de encontrar mejores opciones de antibióticos para estas infecciones.

Si no se tratan, las bacterias gramnegativas pueden ocasionar complicaciones de salud graves y la muerte.

Prevención

Las bacterias gramnegativas se propagan más comúnmente durante el contacto de mano a mano en un entorno de atención médica. Durante una hospitalización, el personal tomará medidas para reducir su riesgo de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos repetidamente.
  • Usar guantes cuando sea necesario.
  • Mantener incisiones o heridas cubiertas.
  • Proteger el equipo médico, como las sondas o ventiladores, y limitar el uso o la duración del uso.

Las medidas que puede tomar para reducir las probabilidades de infección durante una hospitalización incluyen las siguientes:

  • Lavarse las manos con frecuencia y recordar a las visitas y a los proveedores de atención médica que hagan lo mismo.
  • No permitir que otras personas toquen las incisiones ni cualquier equipo médico que tenga conectado al cuerpo.
  • Preguntar por qué necesita equipo invasivo, como sondas o intubación, y durante cuánto tiempo.

El uso de antibióticos cuando no es médicamente necesario o el uso inadecuado de estos incrementa la cantidad de bacterias resistentes a los antibióticos. Se alienta a los profesionales médicos a que tomen decisiones cuidadosas antes de recomendar antibióticos. Los pacientes también pueden preguntar a su médico por qué se recomiendan antibióticos para infecciones específicas.