Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

El síndrome de médula espinal anclada (SMEA) es un grupo de síntomas neurológicos causados por una fijación anormal de la columna vertebral. La médula espinal es un conjunto de nervios que, por lo general, se ubican de forma libre en la columna vertebral ósea. Esto permite que la columna vertebral se mueva libremente sin sobrecargar las partes blandas de la médula espinal.

En el SMEA, la fijación anormal de la médula espinal al tejido que rodea la columna vertebral sobrecarga la médula espinal durante los movimientos normales. Dicha sobrecarga y el estiramiento de la médula espinal pueden dañar los nervios y causar una variedad de síntomas.

El SMEA generalmente se diagnostica en la infancia, pero puede no detectarse hasta que se presentan problemas en la edad adulta. El tratamiento precoz del SMEA puede ayudar a reducir las probabilidades de daño permanente.

Causas

El SMEA congénito está presente en el nacimiento. Es causado por el desarrollo anormal de la columna vertebral durante el embarazo. A menudo se asocia a otras anomalías congénitas, tales como la espina bífida.

El SMEA adquirido es posterior al nacimiento. Algunas causas de este incluyen las siguientes:

  • Neoplasias que presionan la médula espinal y restringen el movimiento, por ejemplo:
    • Un tumor benigno de tejido adiposo (lipoma)
    • Tumores o quistes
  • Filum terminal (banda de tejido que conecta la médula espinal a la columna vertebral) excesivamente tenso o grueso
  • Tejido cicatricial de una cirugía en la parte baja de la espalda o en la médula espinal

Ciertas lesiones, infecciones o traumatismos de la médula espinal también pueden causar daño a la columna vertebral o la médula espinal que restrinja su movimiento.

Factores de riesgo

Los factores que pueden incrementar la probabilidad de padecer el SMEA incluyen los siguientes:

  • Anomalías congénitas, como espina bífida
  • Defectos estructurales en la parte baja de la espalda o en la médula espinal
  • Lesión o traumatismo
  • Infección previa
  • Cirugía previa
  • Antecedentes de tumores o quistes

Síntomas

Los síntomas del SMEA varían según la edad, pero, con frecuencia, aparecen en niños pequeños. Algunas personas pueden no tener nunca síntomas, mientras que otras pueden no tenerlos hasta la edad adulta.

Los síntomas comunes en niños que comienzan a caminar, en adolescentes y en adultos pueden incluir los siguientes:

  • Dificultad para caminar o correr
  • Deformidades en los pies
  • Curvatura anormal de la columna vertebral (escoliosis)
  • Manchas o marcas de color en la piel, en la parte baja de la espalda
  • Entumecimiento o debilidad muscular
  • Dolor en la ingle, la pierna o la parte baja de la espalda
  • Pérdida del control de la vejiga o de los intestinos, que puede incluir incontinencia urinaria nocturna

Otros síntomas en lactantes incluyen los siguientes:

  • Goteo al orinar
  • Desarrollo anormal de las piernas y los pies

Ciertos cambios en la piel en la parte baja de la espalda de los lactantes pueden indicar problemas en el desarrollo de la columna vertebral. En presencia de tales problemas, puede observarse lo siguiente:

  • Lunares
  • Una lesión
  • Crecimiento de vello
  • Un hoyuelo profundo
  • Masa o neoplasia debajo de la piel
  • Áreas donde la piel carece de color
  • Manchas o marcas de color

Los adultos pueden padecer dolor de espalda y otros síntomas habituales de los trastornos de la parte baja de la espalda, tales como estenosis raquídea o una hernia de disco.

Estenosis raquídea

nucleus fact sheet image
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Diagnóstico

Se le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico. Se le realizará un examen físico. Si se sospecha que padece problemas estructurales de la columna vertebral, se le realizarán estudios de diagnóstico por imágenes. El SMEA se diagnostica por medio de una resonancia magnética nuc.

Otros estudios de diagnóstico por imágenes pueden incluir los siguientes:

El SMEA puede afectar el nervio que va a la vejiga. Es posible que se le realicen estudios urodinámicos para evaluar problemas de vejiga.

Tratamiento

El tratamiento se basará en una variedad de factores, incluidos síntomas, edad y salud general.

Si no hay síntomas, se le puede aconsejar esperar y observar la evolución. El médico controlará la afección para ver si hay cambios, si aparecen síntomas o si los existentes empeoran.

La cirugía es el único tratamiento para liberar la médula espinal. Si esta no es posible o debe retrasarse, los medicamentos pueden ayudar a tratar los síntomas. Las opciones de medicamentos para ayudar a tratar el dolor incluyen los siguientes:

  • Antinflamatorios no esteroides (AINE) de venta libre
  • Opiáceos de venta con receta
  • Miorrelajantes
  • Antidepresivos

Cirugía: el objetivo de la cirugía es liberar la médula espinal anclada, aliviar los síntomas y evitar más daño. El tipo y la magnitud exactos de la cirugía dependen de la causa del SMEA y de cuán afectado esté el tejido circundante. Las medidas quirúrgicas pueden incluir lo siguiente:

  • Extirpación o liberación de la sujeción
  • Citorreducción del tejido problemático
  • Reparación o liberación de estructuras cercanas

Es posible que se necesite más de una cirugía. La médula espinal también puede volver a fijarse y requerir una nueva cirugía.

Rehabilitación: el SMEA puede causar daño neurológico que no se puede revertir. Algunos síntomas pueden persistir después de la cirugía. La rehabilitación puede ayudar a desarrollar un plan para tratar las dificultades restantes. Puede incluir lo siguiente:

  • Fisioterapia para recuperar tanto movimiento como sea posible y mantener los músculos fuertes
  • Terapia ocupacional para ayudar con las tareas cotidianas y los cuidados personales
  • Terapia psicológica para lidiar con la situación, obtener apoyo y reducir el riesgo de depresión

Prevención

Los suplementos de ácido fólico y una asistencia prenatal adecuada pueden reducir el riesgo de padecer defectos de la columna y de la médula espinal durante el embarazo.