Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

El síndrome de Mallory-Weiss es un desgarro en el revestimiento de la parte inferior del esófago o la parte superior del estómago, donde estos se unen. El esófago es un tubo que conecta la boca y el estómago.

Cuando estos desgarros sangran, la sangre puede dirigirse hacia abajo, al sistema digestivo, o hacia arriba, con vómito. Estos desgarros, en su mayoría, cicatrizan por sí solos, pero algunos pueden requerir cuidado adicional.

Causas

Los desgarros de Mallory-Weiss se deben a una excesiva presión en el abdomen. Las causas pueden ser las siguientes:

  • Vómitos prolongados
  • Tos intensa
  • Actividades físicas intensas, como convulsiones o un parto
  • Traumatismo directo en el área

Factores de riesgo

Ciertos factores pueden aumentar la probabilidad de padecer desgarros de Mallory-Weiss. Estos incluyen afecciones que pueden inducir vómitos intensos o una mayor presión en el estómago, entre ellas, las siguientes:

  • Enfermedad gastrointestinal
  • Alcoholismo
  • Trastorno convulsivo

Síntomas

Si tiene alguno de estos síntomas, no considere automáticamente que se deben a desgarros de Mallory-Weiss. Hay otras causas de estos síntomas. Si presenta los siguientes síntomas, infórmele al médico:

  • Sangre en el vómito
  • Vómito con aspecto de granos de café
  • Heces alquitranosas
  • Sangre en las heces

A veces, la hemorragia de los desgarros puede ocurrir de repente y ser grave. Puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Debilidad
  • Mareos o desmayo
  • Falta de aliento
  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Palidez

El sangrado leve y que se produce durante un período prolongado puede hacerlo sentir cansado y que le falta el aire.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. También es posible que le pregunten si observó sangre después de vomitar o si tuvo náuseas o convulsiones. Además, le realizarán una exploración física.

Para determinar la ubicación, la causa y la dimensión de la hemorragia, es posible que el médico le realice lo siguiente:

  • Conteo sanguíneo completo.
  • Examen de las heces, para detectar sangre en ellas.
  • Endoscopia: se inserta un tubo delgado con una luz a través de la garganta para explorar el tubo digestivo y tomar muestras de tejido.
  • Lavado nasogástrico: se coloca un tubo a través de la nariz y se lo inserta hasta el estómago para retirar el contenido de este a fin de examinar si presenta sangrado.
  • Angiografía: radiografía de los vasos sanguíneos, que también se puede usar como tratamiento.

Tratamiento

Los desgarros de Mallory-Weiss, con frecuencia, cicatrizan solos, sin tratamiento.

Si el desgarro es grave, su médico puede recomendarle tratamiento adicional. Es posible que necesite cirugía para cerrar el desgarro o una transfusión por la pérdida excesiva de sangre.

La angiografía puede controlar la hemorragia y también ayuda a localizarla. Posteriormente, el médico inyectará medicamentos u otros materiales en los vasos sanguíneos. Estos medicamentos controlan la hemorragia hasta que el desgarro cicatrice.

La endoscopia también puede usarse para detener el sangrado. Un endoscopio es un tubo que se coloca dentro de la boca y desciende a través del esófago. El médico puede detener la hemorragia con varios métodos, incluidos los siguientes:

  • Inyectando químicos en el sitio del sangrado
  • Usando una sonda de calor, corriente eléctrica o un láser para sellar el sitio del sangrado
  • Usando una banda o clip para cerrar los vasos sanguíneos.

Prevención

Para ayudar a reducir las probabilidades de sufrir desgarros de Mallory-Weiss, tome estas medidas:

  • Evite el consumo excesivo de alcohol.
  • Trate las afecciones que causan tos o vómitos excesivos.