Definición | Razones para realizar el procedimiento | Llame al médico

Definición

La colocación de un catéter para diálisis con túnel subcutáneo consiste en la inserción de un tubo desde la superficie de la piel hasta una vena de gran calibre. El tubo se coloca por una vía creada debajo de la piel para poder fijarlo.

El catéter tiene doble luz con entradas o puertos de acceso separados. Durante la diálisis, la sangre sale del cuerpo a través del puerto de acceso rojo, pasa a través del dispositivo de diálisis y retorna a través del puerto de acceso azul.

Razones para realizar el procedimiento

El catéter elimina la necesidad de realizar múltiples punciones con aguja en cada sesión de diálisis. Cada vez que la aguja atraviesa la piel, existe la posibilidad de que se produzca una infección. Las múltiples punciones aumentan el riesgo de sufrir una infección, dañan los vasos sanguíneos y pueden ser dolorosas. Los catéteres colocados mediante un túnel subcutáneo también reducen el tiempo de preparación para el tratamiento.

El catéter provee acceso rápido al torrente circulatorio para realizar la diálisis. La diálisis es un proceso que filtra y limpia la sangre cuando los riñones no funcionan.

Diálisis

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Posibles complicaciones

No son comunes los problemas derivados del procedimiento, pero todo procedimiento conlleva algún riesgo. Su médico evaluará posibles problemas, como:

  • Infección
  • Retracción cicatricial y estrechamiento de la vena (estenosis venosa)
  • Daño de los vasos sanguíneos o la aurícula derecha
  • Hemorragia excesiva
  • Coágulos sanguíneos
  • Reacción alérgica al medio de contraste
  • Frecuencia cardíaca irregular
  • En casos raros, puede quedar aire atrapado en el espacio que rodea a los pulmones y producirse una atelectasia pulmonar.

Antes del procedimiento, hable con el médico sobre cómo manejar los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones, como:

¿Qué esperar?

Su médico puede hacer lo siguiente:

  • Examen físico
  • Análisis de sangre y orina
  • Estudios de diagnóstico por imágenes para evaluar los riñones
  • Electrocardiograma (ECG) para evaluar la actividad eléctrica del corazón

Su médico puede recomendarle:

  • Conseguir alguien para que lo lleve a su casa después del procedimiento
  • Conseguir ayuda en su casa
  • Dejar de tomar algunos medicamentos hasta una semana antes del procedimiento
  • No comer ni beber al menos 8 horas antes del procedimiento

Hable con su médico si tiene alguna alergia o sobre los medicamentos o suplementos que actualmente está tomando.

La anestesia local adormece el área donde se inserta el catéter. Pueden darle un sedante para ayudarlo a relajarse.

Se limpia la piel desde el cuello hasta la parte superior del tórax. Para localizar la vena que se utilizará, el médico hace uso de una ecografía y una radiografía con medio de contraste. Estas herramientas también lo ayudarán a verificar que el catéter quede bien ubicado.

Se realiza una pequeña incisión en la parte inferior del cuello. El médico hace una punción en la vena yugular con una aguja e inserta una pequeña guía metálica en la vena. La guía metálica se inserta en la vena yugular para hacerla pasar a una vena de mayor calibre, llamada vena cava.

Se realiza una segunda incisión en el tórax, debajo de la primera incisión. El médico abrirá un túnel justo debajo de la piel, entre la primera incisión y la segunda. Una inyección de solución salina puede ayudar a abrir el túnel. A través del túnel, se inserta un catéter, un tubo largo y angosto, en la segunda incisión en dirección al lugar de la primera incisión. Quizá sea necesario recortar el catéter para pasarlo luego junto con la guía metálica hacia la vena yugular. Se retira la guía metálica de los vasos sanguíneos. El otro extremo del catéter se deja fuera de la piel, debajo de la segunda incisión. El médico verifica que la sangre fluya por el catéter.

Mediante una radiografía, se confirma que el catéter haya quedado bien colocado dentro de la aurícula derecha del corazón. Una vez en su lugar, el catéter se fija con puntos de sutura. Algunos catéteres tienen un manguito situado en el túnel debajo de la piel. Este manguito sirve para asegurar el tubo. Se cierra la primera incisión. Puede cerrarse con puntos de sutura, una cinta o un tipo de adhesivo medicinal. La segunda incisión se sutura alrededor del catéter para ayudar a mantenerlo en su lugar. Se vendarán ambas zonas.

Menos de una hora

La anestesia local previene el dolor durante el procedimiento. Sentirá un poco de malestar en la zona durante algunos días. El dolor y malestar después del procedimiento se pueden controlar con medicamentos.

Se controlarán la presión arterial, el pulso y la respiración en la sala de recuperación. La recuperación también puede incluir:

  • Medicamentos analgésicos
  • Antibióticos para prevenir la infección

Durante la hospitalización, los proveedores de asistencia sanitaria tomarán medidas para reducir la probabilidad de infección, como:

  • Lavarse las manos
  • Usar guantes o máscaras
  • Mantener las incisiones cubiertas

También puede tomar algunas medidas para reducir las probabilidades de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos con frecuencia y recordar a las visitas y a los proveedores de asistencia sanitaria que hagan lo mismo.
  • Recordar a los proveedores de asistencia sanitaria que usen guantes o máscaras.
  • No permitir que otras personas toquen las incisiones.

La recuperación en casa puede llevar de 2 a 4 semanas. Las hematomas y la inflamación van a durar algunos días. Algunas actividades que requieren esfuerzo físico estarán limitadas durante las primeras semanas.

Llame al médico

Es importante controlar su recuperación. Avise al médico sobre cualquier problema. Llame al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Signos de infección, incluso fiebre o escalofríos
  • Aumento del enrojecimiento, dolor, inflamación o secreción inusual en los puntos de inserción
  • Hinchazón o dolor en alguno de los brazos
  • Humedecimiento del catéter
  • Acodamiento accidental de una de las luces del catéter o de ambas
  • Desplazamiento o desprendimiento del catéter
  • Frecuencia cardíaca irregular

Si cree que tiene una urgencia, solicite servicios de asistencia médica de urgencias de inmediato.