Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

Los abscesos intraabdominales son acumulaciones de pus o líquido infectado dentro del abdomen.

Órganos abdominales, vista anterior

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Un absceso se forma como respuesta a una infección. Los leucocitos se agrupan rápidamente en las zonas infectadas para destruir los microorganismos que causan la infección. Se acumulan células germinales muertas, leucocitos dañados y tejido dañado, lo que genera pus. Mientras haya infección, el pus se seguirá acumulando y se formará una cavidad en el tejido.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de absceso intraabdominal incluyen:

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso no intencional

Diagnóstico

Se le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico. Se le realizará un examen físico.

Se puede sospechar que hay una infección sobre la base de los síntomas. Algunos abscesos se pueden palpar durante el examen. Le pueden hacer análisis de sangre para detectar signos de infección o signos que indiquen una respuesta del organismo a una infección.

Pueden tomarse imágenes de las estructuras internas para localizar y evaluar el absceso. Esto puede realizarse mediante:

Tratamiento

Consulte con su médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. El objetivo del tratamiento es eliminar el líquido y el pus del absceso y tratar la infección.

La mayoría de los abscesos deben drenarse. Esto puede realizarse mediante:

  • Drenaje percutáneo: se coloca un pequeño tubo en el absceso a través de la piel. De este modo, se puede drenar el pus del organismo. Suelen utilizarse pruebas de diagnóstico por imágenes para guiar el tubo hacia la zona correspondiente. A veces, si el absceso es más pequeño, se puede drenar con una jeringa y una aguja.
  • Drenaje quirúrgico: el drenaje percutáneo no es adecuado para algunos abscesos, ya sea por su ubicación y el riesgo de propagar la infección o porque el absceso comprende varias partes y no se puede drenar con un tubo. La cirugía implica abrir la zona para eliminar el tejido y el líquido infectados.

También se pueden administrar antibióticos para prevenir la propagación de la infección.

Algunos síntomas, como las náuseas, los vómitos y la diarrea, pueden dificultar una hidratación o nutrición apropiada. Se pueden suministrar líquidos o suplementos alimenticios por vía intravenosa hasta que los síntomas desaparezcan.

Prevención

No se conocen maneras de prevenir los abscesos intraabdominales. Trabaje junto con su médico para manejar las condiciones de salud que puedan provocar la formación de un absceso intraabdominal.