Definición | Razones para realizar el procedimiento | Llame a su médico

Definición

La artroplastía de tobillo es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se coloca una prótesis en el tobillo. Esta prótesis reemplaza las estructuras óseas y articulares dañadas a causa de una enfermedad o lesión.

Razones para realizar el procedimiento

El daño articular grave a causa de una lesión o enfermedad, como la artritis, puede impedir caminar y realizar actividades diarias básicas. Esta cirugía se puede considerar cuando han fallado otros métodos de tratamiento y la condición de tobillo provoca dolor intenso e invalidez.

Este procedimiento no es para todas las personas. Ciertos factores pueden afectar el éxito del procedimiento. La artroplastía de tobillo puede no ser recomendable si hay:

  • Tejido óseo necrosado en el tobillo
  • Escasa irrigación sanguínea a la pierna y el pie
  • Debilitamiento de las estructuras de apoyo del tobillo y el pie
  • Deformidad grave
  • Antecedentes de infecciones
  • Obesidad
  • Daño nervioso, como en la diabetes

Daño en los ligamentos

Lesiones repetidas que pueden llevar al debilitamiento de las estructuras de apoyo del tobillo y el pie
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Posibles complicaciones

No son comunes los problemas derivados del procedimiento, pero todo procedimiento conlleva algún riesgo. Su médico evaluará posibles problemas, como:

  • Fractura ósea en cualquiera de los lados del lugar de implantación de la prótesis
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Movimiento de la prótesis
  • Daño tisular en las estructuras próximas, como nervios o tendones
  • Consolidación inadecuada del hueso que puede requerir una nueva cirugía
  • Reacción alérgica a los metales usados en la prótesis
  • Problemas residuales con dolor (raro)

Antes del procedimiento, hable con el médico sobre cómo manejar los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones, como:

  • Tabaquismo
  • Beber
  • Enfermedades crónicas, como la diabetes

¿Qué esperar?

Su médico puede hacer lo siguiente:

  • Exploración física que incluye una evaluación del tobillo y las estructuras de apoyo
  • Análisis de sangre
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes para evaluar las estructuras internas del tobillo, como:

Cómo prepararse para el procedimiento:

  • Organícese para que alguien lo lleve de vuelta a su casa.
  • Consiga que alguien lo ayude en el hogar.
  • Hable con el médico si tiene una alergia o sobre los medicamentos que toma. Es posible que le aconsejen dejar de tomar algunos medicamentos hasta una semana antes del procedimiento.
  • No coma ni beba nada después de la medianoche anterior al día de la cirugía, a menos que se le indique algo diferente.
  • Instale elementos de seguridad en el baño, la ducha o las escaleras.
  • De ser posible, prepare un dormitorio en la planta baja.
  • Quite del paso todos los obstáculos que puedan provocar una caída, como alfombras o cables de extensión.

La artroplastía de tobillo se puede hacer con:

  • Anestesia general: estará dormido durante el procedimiento.
  • Anestesia regional: se anestesia la parte inferior del cuerpo

Se hace una incisión en la parte frontal o lateral del tobillo. Se extrae el tejido dañado, incluso las áreas de hueso. Se recorta el hueso que queda y se prepara para la colocación de la prótesis. Se inserta la prótesis de metal y plástico en el hueso y se la fija. Una parte se implanta en el hueso de la pierna y la parte inferior se implanta en los huesos del pie. Puede ser necesario alargar el tendón de Aquiles para reducir la tensión del músculo de la pantorrilla.

Una vez que se hacen los cambios, se cierra la incisión con puntos de sutura o grapas. Se coloca un vendaje sobre la incisión.

Aproximadamente 2 ½ horas.

La anestesia evitará el dolor durante la cirugía. Habrá dolor y malestar después del procedimiento, pero se puede tratar con medicamentos.

Este procedimiento se realiza en un hospital. Habitualmente, la internación dura de 1 a 3 días. Si se presentan problemas, deberá permanecer más tiempo.

En el hospital

Inmediatamente después del procedimiento, lo llevarán a una sala de recuperación donde le controlarán la presión arterial, el pulso y la respiración. La recuperación también puede incluir:

  • Medicamentos analgésicos
  • Antibióticos para prevenir la infección
  • Medicamentos para prevenir coágulos
  • Una férula para inmovilizar el tobillo
  • Fisioterapia para recuperar la movilidad y la fuerza

Durante la permanencia en el hospital, deberá:

  • Aprender a usar muletas o un andador para no descargar el peso del cuerpo sobre el tobillo
  • Aprender a quitar y reemplazar la férula del tobillo
  • Mantener el tobillo elevado por encima del nivel del corazón mientras hace reposo
  • Hacer ejercicios suaves de amplitud de movimiento como se lo hayan indicado

Durante la hospitalización, el personal del hospital toma medidas para reducir la probabilidad de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos
  • Usar guantes o máscaras
  • Mantener las incisiones cubiertas

También puede tomar algunas medidas para reducir las probabilidades de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos con frecuencia y recordar a las visitas y a los proveedores de asistencia sanitaria que hagan lo mismo
  • Recordar a los proveedores de asistencia sanitaria que usen guantes o máscaras
  • No permitir que otras personas toquen las incisiones

En el hogar

El tiempo de recuperación dependerá de la salud general y de todo lo que haya hecho.

El tobillo no podrá soportar peso y puede estar inmovilizado hasta por 6 semanas. Durante la recuperación, el médico le indicará hacerse radiografías para determinar el momento en que los huesos estén listos para soportar peso. Irá aumentando el nivel de actividades y el peso que descargue sobre el tobillo gradualmente. Le recomendarán hacer fisioterapia para promover el fortalecimiento, la flexibilidad y la movilidad del tobillo.

Llame a su médico

Es importante que controle su recuperación una vez que salga del hospital. Informe al médico sobre cualquier problema de inmediato. Llame al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Señales de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, hemorragia excesiva o secreción alrededor del sitio de la incisión
  • Reducción gradual del movimiento del tobillo
  • Sensación de adormecimiento u hormigueo en el pie o los dedos del pie
  • Coloración blanco grisácea, azulada o negra en el pie o los dedos del pie
  • Dolor que no puede controlarse con los medicamentos que le administraron
  • Náuseas o vómitos persistentes
  • Síntomas nuevos o que empeoran

Si cree que tiene una urgencia, llame al servicio de urgencias médicas de inmediato.