Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

El mesenterio es un tejido que conecta los intestinos a la pared del abdomen. Este tejido también tiene ganglios linfáticos. La adenitis mesentérica es la hinchazón de estos ganglios linfáticos. Esta condición también se denomina “linfadenitis mesentérica”.

Anatomía Normal de los Intestinos

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Los ganglios linfáticos son parte del sistema inmunitario. Ayudan a eliminar el tejido infeccioso y dañado de una zona infectada. Cuando hay una infección cerca y los ganglios linfáticos están activos, estos se hinchan.

La causa más frecuente de la adenitis mesentérica es una infección en el estómago o en los intestinos. Los virus son la causa más frecuente de estas infecciones, pero es posible que algunas se deban a bacterias.

Factores de riesgo

Los niños tienen un mayor riesgo de padecer adenitis mesentérica.

Síntomas

Los síntomas suelen aparecer después de un resfriado y pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor abdominal, con frecuencia en la parte inferior derecha
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Diarrea

Diagnóstico

Se le preguntará acerca de los síntomas y antecedentes clínicos de su hijo. Se le realizará un examen físico.

Es posible que se analicen los líquidos corporales de su hijo. Esto se puede hacer con un análisis de sangre.

Se pueden tomar imágenes de las estructuras corporales del niño. Esto puede realizarse por medio de:

Tratamiento

La adenitis mesentérica no suele ser grave. Los síntomas desaparecen después de algunos días o semanas.

Es posible que se utilicen analgésicos de venta libre para ayudar a reducir la molestia.

Si hay una infección bacteriana persistente, es posible que se recomienden antibióticos.

Prevención

Evitar las infecciones víricas y bacterianas puede ayudar a reducir su probabilidad de padecer adenitis mesentérica. Los pasos que pueden disminuir el riesgo de infección incluyen lo siguiente:

  • Lávese las manos con frecuencia, en especial tras entrar en contacto con alguien que está enfermo. Lávese las manos durante 15 a 20 segundos con agua y jabón. Frotarse las manos con productos de alcohol también puede ser de ayuda.
  • Evite el contacto cercano con personas que estén enfermas.