Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

El dolor de espalda torácico es un dolor o una molestia común en la zona de la parte media y la parte alta de la espalda. La región torácica de la columna vertebral se extiende desde la base del cuello hasta la parte inferior de la zona del pecho, justo debajo del esternón.

Causas

En la espalda hay muchos huesos pequeños, músculos y partes blandas que rodean y protegen la médula espinal. También hay nervios que parten de la médula espinal en la espalda. El dolor puede deberse a sobrecargas, distensiones, torceduras o lesiones, como las siguientes, en cualquiera de estas estructuras:

  • Esguinces musculares
  • Esguinces
  • Desgaste gradual de tejidos
  • Fracturas de vértebras (huesos de la columna vertebral)
  • Compresión de nervios: los nervios que parten de la columna vertebral pueden sufrir presión a causa de problemas relacionados con los músculos, los huesos o los discos intervertebrales
  • Hernia de disco: lesiones en las almohadillas que se encuentran entre las vértebras
  • Desequilibrio de los músculos que sostienen la columna vertebral

Pocas veces, el dolor de espalda torácico se asocia con problemas más graves, como una infección en la columna vertebral, problemas cardíacos o pulmonares, o cáncer.

Disco torácico herniado

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

Pueden producirse lesiones en el tejido de la espalda debido a las siguientes causas:

  • Traumatismo
  • Actividades u ocupaciones que requieren pasar largos períodos sentado
  • Movimientos repetitivos
  • Mala postura
  • Mal estado físico: falta de ejercicio

Es posible que el dolor comience después de levantar objetos, agacharse o torcerse la espalda, pero la causa suele ser una acumulación de pequeñas lesiones o irritación más que un solo movimiento.

Entre las condiciones que pueden aumentar las probabilidades de sufrir dolor de espalda torácico, se incluyen las siguientes:

  • Osteoporosis, que aumenta el riesgo de fracturas
  • Estenosis espinal: estrechamiento del canal espinal
  • Enfermedades degenerativas, como la artrosis
  • Cirugías o lesiones anteriores en la espalda

Síntomas

La intensidad y la duración del dolor dependen de la causa.

La irritación o una lesión del músculo o de las partes blandas pueden causar lo siguiente:

  • Dolor punzante
  • Espasmos
  • Dolor punzante o fijo y continuo
  • Debilidad o fatiga

Es posible que la irritación de los nervios cause lo siguiente:

  • Ardor
  • Hormigueo o sensación de adormecimiento
  • Dolor fulgurante
  • Debilidad en la zona afectada por el nervio

Es posible que en su condición se combinen cualesquiera de los síntomas mencionados o todos. Los síntomas pueden ocurrir en estallidos intensivos o ser constantes. Es posible que las tareas diarias se vuelvan imposibles.

Diagnóstico

Se le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico. Se realizará una exploración física, que incluye una evaluación de la columna vertebral y de los músculos. Es posible que el médico le haga pruebas de fuerza, flexibilidad, sensibilidad y reflejos. Es probable que el médico sepa si se trata de un problema menor o si se requieren más pruebas.

Es posible que se realicen estudios de diagnóstico por imágenes si el dolor es intenso o si no desaparece de la manera esperada. Las imágenes de la columna vertebral y de los tejidos circundantes se pueden tomar con los métodos siguientes:

Tratamiento

Cuando se trata de dolor causado por condiciones, como fracturas o artritis, el tratamiento del dolor implica el control de la condición.

En la mayoría de los casos, el dolor de espalda torácico desaparece después de darle tiempo a la zona para que se recupere. Los tratamientos más importantes, como la cirugía, pocas veces son útiles.

Las opciones de tratamiento incluyen:

En la mayoría de los casos, el reposo absoluto no es útil, pero es posible que se recomienden 1 o 2 días de reposo para el dolor intenso.

Las actividades que causan dolor se limitan o se adaptan durante un tiempo y, luego, se retoman en forma gradual lo antes posible. La recuperación suele ser más corta en personas que se mantienen razonablemente activas.

Es posible que se recomienden medicamentos como los siguientes para ayudar a controlar la molestia:

  • Analgésicos de venta libre o de venta con receta
  • Relajantes musculares para reducir los espasmos

Es posible que se recomiende fisioterapia para los dolores que limitan las actividades cotidianas o para dolores recurrentes. Un terapista puede proporcionar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para ayudar a recuperar el equilibrio muscular y postural. También se pueden proporcionar indicaciones sobre factores irritantes, como la postura para sentarse o técnicas para levantar objetos.

Es posible que también se incluyan tratamientos con calor, frío, masajes o ultrasonido para obtener un alivio del dolor más inmediato.

Es posible que los tratamientos alternativos ayuden a reducir la tensión o el dolor mientras la espalda sana. Entre las opciones prometedoras para algunas personas con dolor de espalda, se incluyen las siguientes:

  • Acupuntura
  • Terapia quiropráctica o manipulación osteopática
  • Terapias de relajación
  • Masajes

Prevención

Para ayudar a reducir las probabilidades de sufrir dolor de espalda torácico, se debe hacer lo siguiente:

  • Hacer ejercicio con regularidad para mantener la espalda fuerte y flexible.
  • Evite estar sentado durante largos períodos. Levantarse, elongar y moverse con frecuencia.
  • Practicar una buena postura para aliviar la presión en la columna vertebral.
  • Usar una técnica apropiada al realizar deportes.
  • Levantar objetos de manera apropiada.
  • Seguir el plan de tratamiento para las condiciones clínicas crónicas.