Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

La perforación del colon implica un orificio en la pared del colon. El colon es la porción final de los intestinos, también conocida como intestino grueso.

Una perforación puede ser una punción, un corte o un desgarro. El orificio permite que se filtre aire y material intestinal en la cavidad abdominal. Dicho material puede provocar una infección grave.

Colon normal

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Las causas de la perforación pueden ser las siguientes:

  • Traumatismo directo en la pared del intestino
  • Aumento de la presión contra un área debilitada del intestino
  • Deterioro de la pared intestinal por infección o enfermedad

Factores de riesgo

Cualquier procedimiento quirúrgico del colon aumenta el riesgo de perforación. La colonoscopía es un procedimiento común relacionado con el intestino, pero implica bajo riesgo de perforación.

Ciertas condiciones pueden debilitar las paredes del colon y aumentar el riesgo de perforación. Estas condiciones incluyen:

  • Apendicitis
  • Diverticulitis
  • Colitis ulcerativa
  • Enfermedad de Crohn

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Fuerte dolor abdominal poco antes de la perforación
  • Fiebre
  • Deposiciones con sangre

Diagnóstico

Una perforación ocurrida durante un procedimiento puede verse en el momento. Si tiene síntomas y acaba de someterse a un procedimiento, es posible que el médico tenga sospechas de la perforación.

Si no se sometió a un procedimiento recientemente, el médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Es posible que se le realice una exploración física. Le pueden realizar análisis de sangre para detectar signos de infección.

Se le tomarán imágenes del abdomen. La presencia de aire y líquidos en la cavidad abdominal indica una filtración desde el intestino. Las imágenes pueden obtenerse por medio de:

  • Radiografía
  • Ecografía
  • Resonancia magnética
  • Tomografía computarizada

Tratamiento

El tratamiento dependerá del tamaño de la perforación y del tiempo que haga que está abierto.

Las perforaciones más pequeñas pueden sellarse sin tratamiento. En este caso, se lo controlará para verificar los cambios. Se obtendrán imágenes adicionales para asegurarse de que ya no pasen ni aire ni líquidos a la cavidad abdominal. También se le suministrarán antibióticos para evitar una infección en la cavidad abdominal.

Las perforaciones más grandes y aquellas que hayan pasado inadvertidas por un tiempo requerirán más atención:

En algunos casos, puede requerirse una cirugía para reparar la perforación y limpiar el material filtrado desde el intestino. La magnitud de la cirugía dependerá del tamaño de la perforación y de si hay infección.

Una perforación pequeña puede sellarse sin tratamientos adicionales.

Algunas perforaciones más grandes o con infecciones graves pueden dañar parte de los tejidos circundantes. Puede ser necesaria la extirpación de una parte del intestino. Puede ser necesario realizar una colostomía temporal o permanente.

Las infecciones pueden ser muy graves tras una perforación del colon. El material proveniente de los intestinos contiene numerosas bacterias y otros microorganismos. El material puede provocar una infección en el tejido adyacente o en todo el cuerpo (llamada septicemia).

Pueden indicarse antibióticos para tratar o evitar una infección.

Prevención

Algunas perforaciones se producen a causa de accidentes que son difíciles de prevenir.

Algunos trastornos intestinales pueden aumentar el riesgo de perforaciones. El manejo adecuado de estos trastornos puede prevenir el daño y el debilitamiento de la pared intestinal.