Definición | Razones para realizar el procedimiento | Llame a su médico

Definición

La disección de cuello es una cirugía para extirpar los ganglios linfáticos del cuello y el tejido que los rodea. Existen tres tipos de disección de cuello:

  • Disección radical de cuello: se extirpa tejido del cuello, los ganglios linfáticos, el músculo entre la clavícula y la mandíbula, la vena yugular interna y los músculos y nervios que controlan el habla, la deglución y el movimiento del rostro, el cuello y el hombro.
  • Disección radical modificada de cuello: se extirpan los ganglios linfáticos pero se conservan algunos nervios, vasos sanguíneos o músculos.
  • Disección de cuello selectiva: se extirpan menos ganglios linfáticos y tejido, y se conservan los nervios, los vasos sanguíneos y los músculos.

Ganglios linfáticos

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

Este procedimiento se puede realizar para extirpar tipos de cáncer de garganta y de cuello, o para prevenir que algún tipo de cáncer de la cabeza se propague una vez que se lo extirpó. También se puede realizar para extirpar un ganglio linfático para una biopsia.

Posibles complicaciones

Todo procedimiento conlleva algún riesgo. Su médico analizará posibles problemas, como los siguientes:

  • Reacción adversa a la anestesia
  • Los efectos de la extirpación de nervios, vasos sanguíneos y músculos
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Hemorragia excesiva
  • Daño nervioso
  • Daño en los vasos sanguíneos
  • Daño en los canales linfáticos, lo que causa pérdidas

Antes del procedimiento, consulte con su médico acerca de las maneras de manejar los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones, por ejemplo:

  • Tabaquismo
  • Beber
  • Enfermedad crónica, como diabetes u obesidad

¿Qué esperar?

Antes del procedimiento, necesitará hacer lo siguiente:

  • Análisis de laboratorio, según se lo indique el médico.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes de las estructuras corporales, como una ecografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética nuclear (RMN).
  • Electrocardiograma (ECG) para verificar la actividad eléctrica y la salud del corazón.
  • Organice cómo volver del hospital.
  • Hable con su médico si toma cualquier medicamento, hierba o suplemento.
  • Es posible que deba dejar de tomar algunos medicamentos hasta una semana antes del procedimiento, por ejemplo:
    • Aspirina u otro antiinflamatorio no esteroide, como el ibuprofeno y el naproxeno
    • Anticoagulantes
    • Antiagregantes plaquetarios
  • Evite ingerir alimentos después de la medianoche de la noche anterior al procedimiento.

Se le administra anestesia general por vía intravenosa. Bloquea cualquier dolor y lo mantiene dormido durante la cirugía.

Se realiza una incisión en un lado del cuello. Se identifica el tejido seleccionado y se separa cuidadosamente del tejido que no se debe tocar. Los ganglios linfáticos y el tejido seleccionado se extirpan con cuidado. Si se le practica una disección radical de cuello, también se extirpa la vena yugular, así como músculos y nervios.

Es posible que se coloquen drenajes para prevenir la acumulación de líquido en el área. La incisión se cierra con puntos de sutura y se cubre con un vendaje.

Después de la operación, se lo llevará a la sala de recuperación para observación. Es posible que se lo controle en la unidad de terapia intensiva durante la noche.

De 2 a 3 horas

Sentirá algo de dolor después del procedimiento. Pregunte a su médico sobre los medicamentos que lo pueden ayudar con el dolor.

En el centro de cuidados

Inmediatamente después de procedimiento, el personal podrá:

  • Administrarle soluciones por vía intravenosa
  • Administrarle analgésicos
  • Alentarlo a que ingiera una dieta líquida y que de a poco vuelva a su dieta regular
  • Levantarle la cabecera de la cama para disminuir la hinchazón
  • Quitarle los drenajes que se introdujeron durante la cirugía

La duración de la hospitalización depende de la cantidad de tejido que se extirpó y los síntomas que experimente. La mayoría de las personas reciben el alta del centro de salud el día posterior a la cirugía.

Durante la hospitalización, el personal del hospital toma medidas para reducir la probabilidad de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos
  • Usar guantes o máscaras
  • Mantener las incisiones cubiertas

También puede tomar algunas medidas para reducir las probabilidades de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos con frecuencia y recordar a las visitas y a los proveedores de asistencia sanitaria que hagan lo mismo
  • Recordar a los proveedores de asistencia sanitaria que usen guantes o máscaras
  • No permitir que otras personas toquen las incisiones

En el hogar

Al regresar a su hogar, siga estos pasos:

  • Proteja la cicatriz con filtro solar de factor de protección solar (FPS) 30 o superior para estimular la cicatrización y mejorar el aspecto.
  • Es posible que tenga sensación de adormecimiento en el cuello, el rostro o la cabeza.
    • Puede ser que desaparezca sola después de unos meses o puede volverse permanente, según el procedimiento que le hayan practicado en el cuello.
    • Tenga en cuenta que las zonas de piel adormecidas son más vulnerables al calor o el frío.
  • Es posible que lo deriven a un fisioterapeuta para mejorar la función muscular y nerviosa que queda.
  • Es posible que lo deriven a un terapeuta del lenguaje para mejorar la comunicación si la cirugía afectó las cuerdas vocales.
  • Asegúrese de seguir las indicaciones del médico.

Llame a su médico

Llame al médico si ocurre algo de lo siguiente:

  • Señales de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Enrojecimiento, hinchazón, aumento del dolor, hemorragia excesiva o cualquier secreción proveniente del lugar de la incisión
  • Sensación de adormecimiento u hormigueo en los dedos de las manos o alrededor de la boca
  • Dificultad de respirar
  • Síntomas nuevos o que empeoran

Si tiene una urgencia, llame a los servicios de asistencia médica de urgencia de inmediato.