Definición | Razones para realizar el procedimiento | Llame a su médico

Definición

Una derivación ventriculoperitoneal es una cirugía para insertar un dispositivo de drenaje desde el interior del cráneo hasta el abdomen. Permite que el exceso de líquido drene del cerebro al abdomen. El fluido puede ser reabsorbido en el abdomen.

Razones para realizar el procedimiento

El interior del cerebro tiene cuatro espacios llamados ventrículos. Los ventrículos tienen un líquido que baña y protege al cerebro y la médula espinal. Ciertas enfermedades y lesiones pueden causar una cantidad excesiva de este líquido, llamado hidrocéfalo. El exceso de líquido crea una presión excesiva y puede provocar daño cerebral.

La derivación ventriculoperitoneal se realiza para tratar la hidrocefalia. La mitad de las derivaciones ventriculoperitoneales que se colocan pueden drenar correctamente el exceso de líquido.

Cerebro

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Posibles complicaciones

Puede haber problemas derivados del procedimiento, pero todo procedimiento conlleva algún riesgo. Su médico evaluará posibles problemas, como:

  • Obstrucción de la derivación
  • Infección
  • Hemorragia excesiva
  • Coágulos de sangre
  • Daño al tejido normal del cerebro
  • Reacción adversa a la anestesia
  • Dolor de garganta
  • Náuseas y vómitos
  • La necesidad de cirugía adicional

El tabaquismo puede aumentar su riesgo de complicaciones.

Hable con su médico sobre estos riesgos antes del procedimiento.

¿Qué esperar?

Su médico puede hacer lo siguiente:

  • Examen físico y antecedentes clínicos
  • Análisis de sangre

Hable con su médico acerca de sus medicamentos. Se le puede solicitar que deje de tomar algunos medicamentos hasta dos semanas antes del procedimiento, como:

  • Medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno y naproxeno
  • Anticoagulantes
  • Antiagregantes plaquetarios

Antes del procedimiento:

  • Procúrese un medio de transporte para ir y venir del hospital.
  • Consiga ayuda en casa, mientras se recupera.
  • La noche anterior, ingiera una comida liviana. No coma ni beba nada después de la medianoche a menos que el médico le haya dicho lo contrario.
  • Consulte con su médico si ingiere cualquier medicamento, hierba o suplemento.

Se utilizará anestesia general. Estará dormido durante la cirugía.

El área quirúrgica será rasurada. Se realizará una pequeña incisión en el cuero cabelludo. Puede que sea un poco más allá de la línea del cabello, en la parte posterior de la cabeza o detrás de la oreja. Se realiza un pequeño agujero en el cráneo. Se pasa un tubo a través del orificio hacia el ventrículo. Se coloca una válvula en el tubo para gestionar el flujo del fluido. Es posible que se haga una pequeña incisión detrás de la oreja para ayudar a pasar el tubo. Otro tubo se conecta al otro lado de la válvula y es guiado debajo de la piel del cráneo hasta que llegue al abdomen. También se hará una pequeña incisión en el abdomen para ayudar a guiar el tubo hacia el lugar correcto del abdomen. Una vez que el tubo está en su lugar, se cierran las incisiones.

Después de la operación, se lo llevará a la sala de recuperación para observación.

Aproximadamente 2 horas

La anestesia evita que sienta dolor durante la cirugía. A medida que se recupera, puede sentir un poco de dolor. El médico le dará medicamentos para el dolor.

Este procedimiento se realiza en un hospital. Habitualmente, la internación dura 2 a 7 días. Si se presentan problemas, deberá permanecer más tiempo.

Al regresar a su hogar, siga estos pasos:

  • Evite empujar, tirar y levantar objetos pesados durante cuatro semanas.
  • No realice deportes o ejercicio hasta que el médico lo autorice.
  • No conduzca durante dos semanas.
  • Asegúrese de seguir las indicaciones del médico.

Llame a su médico

Llame al médico si ocurre algo de lo siguiente:

  • Controle la obstrucción de la válvula como le indicó el médico
  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, sangrado excesivo o secreción del sitio de la incisión
  • Signos·de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Dolor que no puede controlar con los medicamentos que le administraron
  • Náuseas y vómitos
  • Vértigo y desmayos
  • Cefalea grave
  • Cambios en la visión
  • Confusión
  • Pérdida de la memoria
  • Dificultad para hablar
  • Secreción de fluido transparente en la zona de la incisión

Si tiene una urgencia, solicite asistencia médica de inmediato.